¿Es arriesgado confiar en la mano de obra calificada?

Comparte esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

La nueva etapa del Siglo XXI está marcada por un recorrido de altas y bajas en cuanto a tendencias sobre Internet junto con los negocios. En el 2016 ya no se trabaja igual que en el 2006, algunos puestos laborales que antes eran el boom, ahora quedan escalones más abajo; y algunos puestos que eran impensables, ahora son una realidad bien remunerada.

Una persona pudo haber sido un manitas en cuanto a diferentes trabajos a lo largo de su vida, otra enfocada en un sólo ámbito, etc. pero, entonces, nosotros como Pymes y Emprendedores, ¿qué debemos saber a la hora de contratar personal? ¿me rijo por el excelente curriculum o por las aptitudes? La respuesta está clara: el grado de especialización que posea en el área.

Analicemos las dos opciones que expuse antes:

A) Flexibilidad laboral:

Es fantástico toparse con personas tan hábiles en distintas ramas laborales, desde secretaria, hasta analista de créditos, ejecutiva de ventas en una publicitaria o corredor de seguros, es genial. Pero a nosotros nos importa cuan preparado está para el área que buscamos, y no tenemos tiempo suficiente para un período de introducción, porque nuestro tiempo es dinero.

B) Especialización laboral:

Una persona que le dedicó tiempo, dinero y esfuerzo a profesionalizarse en una rama específica de negocios, tiene mucha más ventaja en relación a los demás. Esta persona sabe los problemas que tiene el cliente, las posibles soluciones y trucos. Por tanto, a la hora de contratarlo, no gastaríamos tiempo en enseñarle el sistema durante un mes, por ejemplo, sino uno días hasta su adaptación a la empresa.

Todo Emprendedor y toda Pyme debe saber que el tiempo es oro, con un valor incalculable para nosotros, porque nuestro trabajo se basa en eso, atender al/a los cliente/clientes, asegurar que todo funcione a la perfección, etc. Y para no hacerlo todo nosotros, necesitamos personal que sepa cómo funciona su trabajo y lo que debe realizar en la empresa.

Nosotros no pagamos robots humanos, en pie desde las 07:00 hs hasta las 18:00 hs. Pagamos profesionalidad y calidad, excelencia operativa, excelencia con el cliente, porque a largo plazo nos sale mucho más rentable desembolsar una cantidad superior al salario mínimo, que un salario mínimo que sólo nos genere pérdida de clientes porque no obtuvo una buena atención, o no encontró una solución al problema o inconveniente, etc.

Ellos, los clientes, al igual que nosotros los jefes, no queremos perder 30 minutos de una mañana para una solución que puede llevar menos de ese período, porque su tiempo es oro.

Los tiempos están cambiando, y con ello los puestos de trabajos tradicionales. Hoy un especialista en créditos de alto riesgo, especialista en Social Networking, especialista en servicio técnico Apple, reciben una cantidad acorde al nivel de profesionalización que ellos mismos, junto con la empresa, dedican a capacitarse y ser mejores cada día en su rama laboral porque saben lo que el cliente busca: rapidez y calidad. De ellos depende en gran parte captar nuevos clientes, fidelizarlos a la marca/empresa, y mantenerse en un nivel alto frente a los competidores. Los altos cargos, como gerentes, directores, se encargan de las estrategias a ser llevadas a cabo, velar por la seguridad de la empresa y asegurarse que cada mes se cumplan los requisitos u objetivos.

Asi se trabaja en el siglo XXI, especialización, calidad y rapidez. Principales pilares que debemos tener muy en cuenta, sin olvidar el cliente ideal que mantiene nuestra Pyme.

Nos vemos en otra publicación, ¡Hasta luego!

Comparte esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone